martes, 28 de octubre de 2014

GANCHEROS

Como precediendo al otoño, la canción de sus aguas se adorna con multicromáticas  hojas de chopos y fresnos.
Aguas que horadaron la piedra a través de los años dibujan ahora en la mente de pintores un paisaje que habla de los hondos surcos en el transcurrir de río y huellas intemporales en la caras de sus habitantes.



Su aguas son gasas de tul en movimiento tan claras que a veces parecerían desaparecer en algunos tramos,  los animales que sacian su sed parecen hacerlo con aire si no fuera por la eterna canción cuando acarician la piedra de la orilla, y las asombradas retinas, y la boca abierta…..y la mente que sueña y recuerda.
Tierra de gente sencilla esculpida por la rudeza de vidas pasadas, tierra acostumbrada a luchar cada jornada, gente con olor a bosque……tierra de gancheros.




Por este río, discurría la “maderada” guiada por manos expertas con la vida en venta por unos pocos reales.
Gente ruda, trabajadora hasta la extenuación y en algunos casos despreciada y temida a su paso por los pequeños pueblos ribereños.



 Pieles morenas, curtidas por el hielo de la madrugada, manos que ya no eran manos sino instrumentos y callos moldeados para el trabajo, y a pesar de la humedad….ojos secos de lágrimas por la familia dejada, por los compañeros que tributaron con sus vidas al Tajo por una manera de existir en el que algunas veces la muerte era la única forma de vida.
Y a pesar de todo el ganchero era persona orgullosa de su cometido.



Respiraba la neblina, el aliento del río, sus eternamente mojados pies formaban ya parte de la corteza arbórea sobre la que cabalgaba eternas jornadas. Ecos de voces en el discurrir entre  los barrancos anunciaban su llegada al tiempo que las grullas anunciaban la del Astro Rey sobre los congelados riscos.



En las noches  hogueras y pan (cuando lo había) eran preludios de las anécdotas del día, el vino siempre recordó los pechos de aquellas mozuelas que cantaban en las orillas mientras lavaban las ropas, saludando con la mano a su paso  a estos hombres, sin miedo, casi…..con provocación.
Y ya momentos antes del sueño  siempre había alguien que  se retiraba entre las jaras con el pretexto  de una meada a mezclar  la sal de sus retinas con las aguas del río, siendo a la vez testigos de su eterno amor con la luna que sembraba besos en los remansos de las aguas.



Aún hoy si paseas solitario por las pistas cercanas te das cuenta de que el viento aprendió a imitar la voz de los gancheros, sus risas exageradas. Detectas entre los pinos un flujo de camaradería necesaria para sobrevivir esa vida, que en cierto modo envidiamos los que hoy hemos llegado hasta aquí.



La libertad de los cantos, el aire que alimentaba cuando la escasez de comida dejaba patente el vacío de las ruidosas tripas, la dominancia de los maderos,  domarlos cabalgando en sus costados, la admiración de las mozas, el temor de los hombres,  la caricia al borriquillo que cargaba sin protestas  la escasa comida del día,  el abrazo sincero, sincero, sincero…….la libertad dentro del cauce.
*Y uno piensa ¿donde ha ido a parar la pasión por la vida en esta que llevamos hoy?.
*y uno calibra lo que tiene y se da cuenta de que al final no tiene nada.
* y uno envidia la dureza ganchera que formaba parte del paisaje y de la poesía del Tajo.
 Y uno quiere, cabalgar las eternidades sobre la libertad del río.
Uno quiere ser ganchero, jinete de pinos que nadan ente canciones, "ganchero inmortal", al menos……..hasta que muera.




Basado en la obra de mi admiradísimo Jose Luis Sampedro “El rio que nos lleva”
HACEDME EL FAVOR DE SER FELICES     KARRAS.


66 comentarios:

  1. Muy bonito, este verano en la Serranía Conquense iba a asistir a una demostración de este bello trabajo, pero luego no sé que pasó que no se dio. Lo sentí mucho, me hubiera gustado verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hubiese sido toda una experiencia visual desde luego.
      Que pena, otra vez será Tracy.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Un durísimo oficio, ese de los gancheros, a juzgar por lo que tan bien nos relata San Pedro y que tu dulcificas con esas bellas imágenes. Un paisaje del que, sin ser conscientes, ellos formaban parte, luchando con los troncos para que siguiesen el curso del río. Hace tiempo, vi la película "El río que nos lleva" con la que uno puede hacerse una idea de la dureza de ese trabajo y que traduzco en una de las frases que nos dejas: "... manos que ya no son manos sino instrumentos y callos moldeados para el trabajo...".

    Preciosa entrada, Karras.

    tD1b.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo amiga que este oficio más que duro debió de ser instinto de supervivencia. Paseando por el ALto Tajo se me ocurrió rendir mi humilde homenaje a estos grandes hombres que formaron parte del río.
      Un besote muy grande y gracias por todo.

      Eliminar
  3. Hola amigo Karras..Te agradezco mucho tus palabras en tu comentario ...que no deje de escribir,yo amigo mio no puedo dejar de escribir es lo mio pero lo hare por gusto y a mi gusto...no me escuentro comoda en el blog de poesia por varios motivos que no voy a citar,pero me voy con lagrimas en los ojos ...llevo desde el año 2004,en un pequeño blog igual de poesia que me lo abrio el Casino Cultural y se llama ya que aun lo tengo ..."Espigas del alma II" en el meto regalos ...premios ..y algun poema.ya veré si se pasar sin tener el blog ,si no es de poemas de cartas de amor...o relatos de la Mitologia que me gusta...o frases de grandes hombres de la ciencia ,letras y cultura ,,o...igual se enamora alguien de mi y me junto o me caso ...sabe Dios lo que me reserva la vida y el desengaño de ella vivido.

    He leido tus relatos maravillosisimos de esa tierra y esa vida y el que puntualice para poder decirtelo ...dices ...y uno piensa ,¿donde ha ido a prar la pasión por la vida,en esta que llevamos ahora?ahi viene mi desengaño tambien...me voy amando mucho ...sin conocer a nadie ,ni siquiera nombres ,todo oculto que poco a poco uno si conoce y adivina todo...uno escribe poesia de amor sintiendo amor,recibiendo amor ...¡pero de quien?....Karras tambien a ti te quiero mago querido no olvides a esta hermosa rubia ...entre nosotros soy como mujer ...dicen ,muy guapa ,te lo digo ahora que me voy...chissssss
    besos muchos algun dia entrare a saludarte no dejo el blog de correos ect ect lo que no hare es publicar.
    un abrazooooo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESpero que encuentres un mejor camino para tus letras Marina pues lo haces realmente bien.
      Gracias por tus siempre agradables visitas y muchísima suerte.
      Besos

      Eliminar
  4. Karras, tus imágenes y tus letras han devuelto la vida a esos gancheros, que aún surcan las aguas del río sobre los troncos, libres, sintiendo la magia y la eternidad del tiempo en su alma...Un trabajo duro, aventurero y arriesgado, que merece nuestra admiración, nuestro respeto y nuestro cariño, por supuesto...Hoy, les dedicas un gran homenaje a esos hombres, que formaron parte del paisaje y lo amaron profundamente, olvidados de su cuerpo...Mi felicitación por la entrega, el entusiasmo, la vocación y el amor que has puesto en este post, amigo...Todo un placer para los sentidos, que agradecen este río de belleza, que nos lleva directamente al vuelo del espíritu...Mi abrazo inmenso y mi cariño, Karras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debió de ser algo tan duro como bello por los retazos de la historia que quedan en los libros y en las bocas de los ancianos del lugar.
      ¿Cuantos perecerían sepultados bajo los troncos o ahogados en las aguas.....
      Este, era un oficio de los más sacrificados que se dío en aquella vieja España.
      Besos Mª Jesús.

      Eliminar
  5. Describes muy bien la vida de estos hombres, valientes y duros. Tu prosa, aquí y allá se cubre de una delicada poesía, anhelando, soñando esa libertad pura que da vivir de la naturaleza. Imagino, gracias a tu escrito, esa correr sobre el río, sentir todo su movimiento bajo las piernas, salvaje o plácido, hacerse uno con el sentimiento del río. Uno de mis sueños es hacer largos descensos en canoa por ríos. Debe de ser una maravilla contemplar la naturaleza desde el cauce de un río y dejarse llevar por él. Es uno de los modos más íntimos de contactar con la naturaleza salvaje.

    Me ha gustado mucho este post. Y no digamos las fotos. Cada una de ella me llena el alma. Puedes tocar ese dorado, esos pinos, esos fresnos. Son deliciosas en viveza y colorido, parece que esté allí.

    Un montón de gracias por tanta belleza y por tu contagioso espíritu de libertad.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Volarela, hay tramos en ese río en el que tan solo te acompaña el arrullo de sus aguas.
      Lejos de la carretera tan solo algun graznar de cuervo rompe el silencio y esperas entre los ecos de los riscos que suene de nuevo ese vozarrón que comandaba los troncos con una variedad de rudeza y melodía.
      Parte de esta tierra sin duda son las leyendas de gancheros.
      Besotes y agradecimiento eterno.

      Eliminar
  6. A través de tus letras se siente la historia, que se refleja en esas hermosas imágenes.
    Te felicito por esta entrada tan bella.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sindel. Al menos esta etapa de la vida que se dio en esos tiempo debe quedar en la memoria para saber el hambre pasada y las penas mezcladas entre las aguas.
      Y como no, por momentos eran felices claro que si.
      Besos grandes.

      Eliminar
  7. Espectacular homenaje a la esencia de la ruda vida de los gancheros que martillaron sus manos bajo el frío salvaje que golpea el risco conquense. Eres capaz de hacer que fluya la magia en tus letras querido amigo. Te animo a que despedaces las teclas de tu ordenador e ilustres folios y folios con el universo mágico que llevas dentro, que saques esa sensibilidad tan especial que nos aturde y que me recuerda en muchos casos a letras nacidas de London, y cuentes en un libro la fantasía de ese mundo que te gustaría contemplar cada día. Yo te aseguro que eres capaz y talento te sobra.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna vez lo he pensado JOrge, pero no me atrevo.
      Leo vuestros blogs casi a diario y contemplando tanto talento me digo ¿pero a donde vas alma de Dios?, limítate a divertirte y ya está.
      No, no soy escritor e incluso te diré algo mi amigo, a veces después de leer lo que he escrito me dan ganas de borrarlo por sentirme a años luz de cada uno de vosotros.
      De todos modos mil gracias por la confianza, de verdad que me anima un montón.
      Muchos abrazos amigo.

      Eliminar
  8. Son tan bellas las imágenes, amigo Karras, que dan ganas de recrearse un ratito entre ellas.

    Pero tus letras son la brisa que acaricia nuestras miradas y se ven esos momentos y se mezclan entre nuestras retinas y se pasea y se escuchan esos cantos, y esos pinos que nos dejan el olor a campo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es sentir el río María,
      Es una suerte contar con tus comentarios sabiendo que se comprende lo que deseo expresar.
      Besos grandes.

      Eliminar
  9. Impresionantes las imágenes y gran homenaje el que realizas con tu bonito texto.
    Todo lo que nos rodea tiene una memoria histórica que nos eleva y nos emociona al contemplarlo. Podemos sentir cada rasgo que describes con exactitud y cariño con la emoción de que algún día pertenecimos a un mundo "mejor". Es cierto que se ha perdido gran parte de esa ilusión por la vida, pero poseemos toda la belleza y el mejor legado, conservo la esperanza.
    Un abrazo de inmenso cariño Karras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es Raquel, que en ese entonces las posibilidades eran bastante más precarias, pero la vida era más pura.
      Normalmente cuando un hombre te miraba a los ojos sabías si te estaba mintiendo. Hoy por hoy esas actuaciones alcanzan límites extraordinarios.
      Besos grandes amiga.

      Eliminar
  10. Hola mago, no sabia que a estos hombres que trasportaban los troncos por el río se les llamaba Gancheros, un oficio que como bien has dicho mas duro no podía ser, tal y como lo has descrito los he visto llorar y esas manos llenas de callos con sus pies descalzos, en Invierno eso tenia que ser un infierno, un trabajo como tantos otros poco valorado, ojala estos hombres pudiesen leerte mago, se sentirían muy orgullosos, ya que es muy bonito lo que dices de ellos y como lo describes, las imágenes que decirte, son bellisimas a cual mas bonita, mi tierra es bonita de veras eh?:)
    El tema que has puesto El Río del Boss me encantaaaa:), gracias mago por compartir tanto bueno con nosotros, cuidate mucho:)

    Miles de besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Piru.
      Una vida dura para uno hombres que no conocían otra forma de vivirla.
      El frío y el hambre eran eternos compañeros en sus andanzas y trabajos. Las penurias pasadas por unas monedas demuestran que la historia tiene trazos de volver a repetirse.
      Besotes grandes, me alegra de que te haya gustado.

      Eliminar
  11. Y uno quiere, cabalgar las eternidades sobre la libertad del río...

    Me decía un cartel, pídela, pero me la llevé, es una frase tan tremendamente hermosa, gracias por compartirnos estas bellas letras, el conocimientos de los gancheros que desconocía y esas bellísimas imágenes que nos llevan a ese mundo maravilloso donde la risa era la cálida manifestación de la entrega y que como bien dices se va perdiendo, clara y cristalina como cuando la maldad no la tornaba en una mueca.

    Un muy grande y fortísimo abrazo, querido mago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verás Mayra, que alguien con tu maestría en las letras me pida una frase supone un tremendisimo orgullo para mi.
      Debe ser casualidad haber acertado en la composición pues de sobra sabes que no es lo mío. Lo que si es cierto es que trato en cada palabra de expresarme desde dentro y a veces despues de leer lo escrito unas me decepciono y otras siento emoción porque no se como he llegado a hacerlo.
      Besotes por siempre amiga.

      Eliminar
  12. Un oficio este de los gancheros que paso a la historia ya que la evolución y la modernidad le han suplido con otro tipos de artes para el transporte y resulta que es algo frio, no la calidez y rudeza de la que disfrutaban esos gancheros que dieron su vida en el Tajo, como podia haber sido en cualquier otro "Tajo".
    Muy buenas las fotos y el relato me ha gustado mazo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. EStoy de acuerdo amigo. Ahora todo es más rápido, más frío, con menos alma.
      Una simple cesta de mimbre (y tu lo sabes) que costaba muchas tardes de hacer a la puerta de la casa hablando mientras con los vecinos, ahora una desalmada máquina lo consigue en escasos minutos.
      Pero es una cesta muerta desde que se crea ¿verdad?.
      Abrazos siempre.

      Eliminar
  13. no solo me gustan tus escritos
    sino tambien el ambiente que creas
    un placer siempre estar por aca
    abrazo

    ResponderEliminar
  14. Naturaleza violenta, salvaje y agresiva, dulce y cálida según el momento
    La dureza de estos hombres de la maderada, tan estrechamente vinculados a su medio, impacta muchisimo
    Es una bonita dedicatoria. Parece que el rio me lleva con ellos.
    Muy bonito relato acompañado de bellas fotos
    Un beso Karras
    Céline

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Celine.
      Como ya dije, este fin de pasado visitamos el Alto Tajo y recorrimos partes por las que estos hombres dejaron vidas.
      La hermosura del paisaje no impidió un recuerdo entre las melodías del río, diríase que a alguno vimos aún cabalgando sobre los troncos.
      Besos y gracias por siempre.

      Eliminar
  15. Disfruto mucho con las descripciones y hay pocos escritores que logren que uno se sienta arte y parte del paisaje. Hoy tú lo has logrado, tus palabras eran imágenes, sentí que era caminante... No conocía ese oficio, ni que siguiera existiendo. En realidad que poco nos preocupamos de esos trabajos duros y de gente sencilla.
    Las fotos son maravillosas, enhorabuena!!!
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Alondra, ya no existe este oficio. No se si te he confundido con mi deficiente forma de escritura, lo siento.
      Esto se daba haya por los años 40 e incluso en algunas ocasiones anteriormente.
      Me encanta de que te haya gustado pues creo que es una parte de nuestra historia que merece ser más conocida.
      Te recomiendo el libro de Sampedro encarecidamente.
      Besos grandes.

      Eliminar
  16. Bella dedicatoria Karras.
    Y mientras, el río que sirve de guía sigue su camino entre gargantas y cortados. El mismo que transitaban con valor los gancheros, que a veces se asombraban al descubrir que “bajaba rojizo y espeso, como papilla de alfarero”.

    Estos ríos debido a su abrupta orografía, están llenos de cascadas, azudes, saltos y muchos dificultades que exigían a los gancheros soltar toda su pericia y destreza.

    Interesante entrada que ayuda a mantener vivas tradiciones y costumbres de pueblos y ciudades del País.

    Un beso querido amigo Karras..

    Me voy con un nudo en la garganta, de emocion y de alegria.. Es un poco nuestra historia.


    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es la historia de la lucha diaria por la supervivencia.
      Te aseguro Isa que por esos parajes aún se respiran aires gancheros, y todavía existen abuelos que recuerdan anecdotas.
      Cuando vayas a uno de estos pueblos, no te importe acercarte a la gente mayor y preguentarles, te llevarás los bolsillos llenos de anecdotas, leyendas y sabiduría.
      Gracias por este comentario de veras.
      Besotes grandes.

      Eliminar
  17. Se me olvido decir que escuchar " River " del Boss bajando los rios, una maravilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES que Bruce para mi es un habitnate del cuspide musical.
      Más besos desde luego.

      Eliminar
  18. Han sido muchas las profesiones que sin adelantos con el esfuerzo de las manos y todo el cuerpo se han llevado a la practica, y en aquellos años con mucha fe y una gran alegría.

    Se merecen este gran homenaje que le dedicas y acompañado de un magnifico reportaje.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose. Si han sido muchas las formas de sobrevivir.
      ESpero pronto volver a contaros alguna otra.
      Abrazos y mil gracias de nuevo.

      Eliminar
  19. Cada palabra escrita, se siente y se vive en la piel y el corazón
    Haces que fluya ese escuchar interno y rezagado, para bajar como gasas de tul.
    Bello homenaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ESa extraordinariamente fría agua del cauce, querida Musa sabe besar las manos de los atrevidos que se llevan leyendas impresas y escritas con caricias sobre la piel del dorso.
      Introduces los dedos en el agua y no puedes evitar mirar al cielo.
      Besos grandes.

      Eliminar
  20. Hola amigo Karras, mago de la vida.
    Muy detallado relato de ese duro trabajo y que con esas bellas fotos, adornas el sentido de tus letras, la música le da una preciosa entonación, que al leerte se mete uno en la historia y se percibe, las vivencias de aquellos días, puedo coger alguna foto con tu permiso? Gracias.
    Un buen fin de semana y un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ambar.
      Caramba cuanto tiempo como me alegro de tenerte de nuevo por aquí.
      Claro que te regalo la foto que tu quieras.
      Si tienes algún problema mándame un correo diciendome cual quieres y te la mando.
      Besos.

      Eliminar
  21. Los gancheros se sentirán afortunados, con estas letras con estas fotos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que si Inma, al menos puse esa intención.
      Besos.

      Eliminar
  22. YO querido amigo,solo verte ,saludarte y dejarte con cariño mis besos y un gran abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  23. Gran y esforzado trabajo el de estos gancheros que exponen su vida a diario pero creo que a pesar de eso , ellos ponían toda su ilusión y empeño en hacerlo lo mejor que sabían y por eso tienen toda mi admiración y respeto . Contemplando tu maravillosas Fotos puedo imaginarme las voces y el sentir de aquellos gancheros humildes pero llenos de coraje , valor y respeto por nuestra Madre Naturaleza . No conocía este trabajo pero ahora si , gracias a ti y no deja de admirarme tanta fuerza y tesón .
    En las Fotos estás tu, Karras , se ve tu alma perfectamente reflejada en ellas y también se ve tu Amor y adoración por la Naturaleza , algo que comparto contigo , querido Amigo .
    Gracias por llenarme de colores tan hermosos y de llenar mi mirada de LUZ . Abrazos grandes para TI y Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charete.
      Como bien dices si algo caracterizaba este oficio era la dureza, no solo del trabajo en si sino de la diaria supervivencia.
      Te recomiendo el libro "El río que nos lleva" de Jose Luis Sampedro" en el que explica la España de aquellos tiempos (a la que estamos volviendo) y la vida de estos esforzados caballeros del río.
      Gracias por tus palabras y amistad amiga. Muchos besotes.

      Eliminar
  24. Què lugares tan hermosos!
    Còmo no creer que hay Alguien que los creò?
    Un abrazo karras.
    y te deseo un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si no lo hay debiera haberlo Genessis para no perderse nada de esto.
      Besos.

      Eliminar
  25. IMÁGENES MARAVILLOSAS. GRACIAS POR COMPARTIR.
    BESOS

    ResponderEliminar
  26. Nada dificil imaginar esas aguas siempre viajando, en tramos bulliciosa y alegre en otras rebelde...
    En las imagenes visualizas a los gancheros con esfuerzo y sabiduría en el manejo, con el hambre en todos los sentidos...bien explicas el hambre de vida que todo su entorno le ofrece, musicalidad por todas partes.
    Karras retratas una forma de vida que casi esta extinguida, nos invade el hormigón e incluso hasta nos parece hermoso, no circula el puro óxigeno y creemos hasta que hemos triunfado por viajar
    atravé de un subterráneo arduo y hacinados y a muchos les suenan las tripas de su hambre.

    Gracias, por captar esa alma generosa la belleza que si continúa y rememorar a jornaleros atrevidos antes de la industrialización, ¡va por ellos¡ y por las reflexiones que el cauce de tu río nos conduce.

    Besos inmensos,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pienso como tu querida Tramos, y es que a pesar de esas condiciones si se puede llamar suerte a algo de ellas sería al respiro de libertad en el río.
      En esos momentos en los que tu vida no está en tus manos se dá la paradoja de que eres su único dueño. Noches en la escarcha, humedades del alma y ronroneo de tripas acompasadas por el temor de cada amanecer era una forma de sobrevivir. El alto tajo guarda celoso historias de cada uno de estos hombres, pero si te arrodillas al borde del río puedes tener la suerte de escuchar alguna.
      Besotes guapetona.

      Eliminar
  27. Que lugar mágico, tanta belleza que la naturaleza nos regala.
    Me voy un poco mas feliz.
    saludos

    ResponderEliminar
  28. Hoy me has hecho echar mano del diccionario, confieso que no conocía el oficio de ganchero.
    Esos hombres que mencionas, habrán dejado sus huellas en las orillas de ese río tan largo, destreza tendrían que tener para manejar esos troncos hasta llevarlos al río.
    Es tan espectacular tu entrada, con las bellas fotos que la acompañan, que me he sentido sumergida en un paisaje maravilloso lleno de colores otoñales.
    Publiques lo que publiques, sabes que siempre llegas al corazón.
    No quiero que se me olvide comentarte, por si no entras antes en mi blog, que mañana es el cumpleaños de André, yo le he dedicado un acróstico, pero espero que mañana le demos una sorpresa felicitándole la mayoría de sus seguidores, lo agradecerá.
    Te dejo cariños para compartir.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es el alto Tajo querida Kasioles.
      Cada recoveco es una pintura al oleo cada sendero una canción compuesta por las hojas de los chopos.
      Me alegra que te haya gustado.
      Ya pasé a felicitar a André es un gran tipo desde luego.
      Besos.

      Eliminar
  29. Linda historia, me ha encantado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Estimado amigo Karras,en primer lugar decirte que comparto contigo la admiración por José Luis Sampedro,un hombre íntegro y sabio que nos dejó un maravilloso ejemplo de luchador hasta el final ante las dificultades de la vida.
    Tu entrada nos trae un antiguo oficio,duro como casi todos los de entonces, pero es cierto que mucho más satisfactorio que los actuales porque ejercerlos implicaba poner en juego todo tu cuerpo y toda tu alma que al fin y al cabo es sinónimo de darlo todo cada día, de vivir con plenitud.Entonces existía el orgullo de ser especialista en algo,de saberse dominador de un oficio y desarrollarlo con pasión,a pesar de la dureza del mismo y de lo poco remunerado y reconocido que estaban.La diferencia de hoy en día es que solo nos interesa el dinero y no le damos la menor importancia a la realización de cada uno como persona por medio del trabajo.Por esa razón, para la mayoría de los que tienen la suerte de tener un trabajo (que esa es otra historia distinta) ,ir cada día a trabajar es un suplicio, porque no valoramos nuestra actividad sino el sueldo que vamos a ganar con ella...que es importante,desde luego, pero lo otro también.

    Excelentes las fotografías, como siempre.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Joaquín.
      Antiguamente un oficio dignificaba al hombre, hoy (no ya el trabajador si no el empresario) se ha encargado de transformarlo en un simple beneficio sin arte ni dedicación.
      El sueldo es como bien dices importante pero la obra que queda de tus manos es realmente la herencia artesana que dejas en todos los sentidos.
      Muchas gracias por tu siempre placentera visita y te mando un abrazo de los grandes.

      Eliminar
  31. Precioso. Un placer leerte. Besitosss.

    ResponderEliminar
  32. Ganchero,trabajo duro,como todo aquel que trabaja codo con codo con la mismísima tierra.Y a la vez libre!! por lo menos yo lo veo así,no se,no me hagas mucho caso pero para mi todo aquello que tenga que ver con la naturaleza me inspira libertad.Sin olvidar, que hay que ser especial para ser ganchero.
    Besos Karras:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si por supuesto Tere, todo trabajo entre la naturaleza inspira libertad, pero también sacrificio.
      La jornada del ganchero no existía y acababa cuando el tronco llegaba a su destino.
      Aun así yo también pienso en el aire libre y el contacto con lo natural en oficios como este a pesar (como muy bien dices) de lo especial que había que ser.
      Besotes grandes.

      Eliminar
  33. Respuestas
    1. Los cojo todos que me hacen falta.
      Besotes.

      Eliminar

Tu formas parte del bosque, deja que la sombra de tus hojas refresque el camino. (no me puedo creer que lo haya dicho yo).